Blog

Big Data y Business Intelligence ¿cuáles son sus diferencias?

Big d¡Data y Business Intelligence

En la actualidad, existen algunas herramientas y técnicas que son cada vez más utilizados en el mundo empresarial, entre estas herramientas se destacan dos: Big Data (BD) y Business Intelligence (BI), las cuales son comunes en la rama corporativa.

Aunque ambos conceptos suelen generar confusión debido a sus similitudes, dado que ambas ayudan a mejorar la gestión empresarial, facilitar el control de los datos y mejorar el flujo de información. Sin embargo, estos conceptos no significan lo mismo y debemos aprender a diferenciarlos si queremos aprovechar al máximo todos los beneficios que nos ofrecen estas herramientas.

Big Data

Los avances tecnológicos de los últimos años han generado una gran cantidad de datos de empresas, personas y dispositivos, los cuales son compartidos a través de diversas herramientas tecnológicas. Cuando se realizan estos intercambios de información, se genera un gran volumen de datos estructurados o no estructurados para ser almacenados y procesados, a esto se le llama Big Data.

En otras palabras, Big Data es la capacidad de generar, almacenar y procesar este enorme volumen de datos de forma constante y continua, para que sea fácil de usar y acceder. Sin embargo, no toda la información que es recopilada en Big Data es importante, por lo que se requiere un procesamiento de datos para obtener información valiosa y que pueda ser usada para mejorar los negocios y establecer las estrategias de las empresas.

Para que la información sea caracterizada como Big Data, debe tener: volumen, variedad, velocidad, veracidad y valor.

  • Volumen: una gran cantidad de datos para ser analizados.
  • Variedad: los datos deben provenir de diferentes fuentes para enriquecer el análisis.
  • Velocidad: la información debe ser analizada y procesada en tiempo real.
  • Veracidad: los datos deben ser fiables y los modelos de análisis precisos.
  • Valor: la información debe ser útil para la organización.

Business Intelligence

Business Intelligence (BI) o Inteligencia de Negocios, a diferencia de Big Data, se enfoca más en la acción que en la captura de datos, es decir, proporciona tanto a los gerentes como a todos los involucrados en el negocio, información sobre el comportamiento de la empresa y del mercado. Su función es importar los flujos de datos y convertirlos en información valiosa que facilite la toma de decisiones estratégicas basadas en datos precisos y bien estructurados.

De forma general, Business Intelligence (BI), significa analizar, monitorear e interactuar con los datos y utilizarlos para tomar decisiones e implementar planes de acción. Big Data puede ayudar en este proceso proporcionando información útil que suele estar oculta.

Aunque Big Data puede aportar datos valiosos para este análisis, no se requiere de un gran volúmen de información para el Business Intelligence. Un volúmen de datos más pequeño puede ser muy útil en las estrategias de BI, lo que significa que es independiente de Big Data, es decir, aunque ambos términos se complementan mutuamente también pueden funcionar por separado.

En resúmen, el rol de BI es mostrar a través de cuadros de mando, tablas dinámicas o paneles, información sobre la productividad de los empleados, la gestión de los recursos (humanos y materiales), y toda información que contribuya al desarrollo y mejora de la organización.

Diferencias entre Big Data y BI

Big Data y BI son, de cierta forma, complementarios. No son excluyentes entre sí; al contrario, cuando se combinan ambas soluciones es posible analizar y comprender mejor la información, debido a que las soluciones de Big Data son complejas y sistemáticas por lo que se hace necesario usar herramientas de BI.

Una de las principales diferencias es el enfoque que tienen estos términos. Business Intelligence, se basa en la recopilación, organización, y transformación de los datos para facilitar la toma de decisiones. En cambio, Big Data se centra en identificar correlaciones desconocidas en grandes volúmenes de información, para que las empresas obtengan una ventaja competitiva en base a esta data.

En BI, por lo tanto, la data es analizada de forma predictiva para proporcionar tendencias. Por esta razón, luego de ser exportada la información, se presentan informes para ser interpretados por la gerencia. En Big Data, las capacidades de predicción son parte de la tecnología, por lo que no hay preocupación por la precisión de la data.

En otras palabras, Big Data extrae datos con extrema precisión y BI procesa y analiza esta información para facilitar la toma de decisiones. Además, con Big Data las empresas consiguen información valiosa para tener ventajas competitivas y que no se pueden obtener solo con el uso de BI.

¿Cuál opción implementar?

Aunque Big Data parece ser la solución que requiere para recopilar el mayor volumen de información posible, no es una tecnología que sustituya a BI. Business Intelligence le permite saber lo que ocurre en la empresa y en el mercado, con el objetivo de brindar datos valiosos para ayudar a la gerencia en la toma de decisiones.

Dado que Big Data busca relaciones entre la información analizada, pero no se preocupa por su significado, es importante usar herramientas de BI para obtener el aprendizaje y la comprensión de estos vínculos. Ambas soluciones se complementan entre sí ya que, además de tener la data, es importante saber qué hacer con ellos.

Para las empresas que aún no cuentan con un departamento de BI estructurado y que ya están trabajando de forma eficiente, desarrollar un área de Big Data, además de ser prácticamente imposible, no le aportará beneficios. Por esta razón, la implementación de un departamento de BI, debe ser lo primero.

El uso de Big Data se debe desarrollar cuando el volumen de datos justifique la inversión, de esta manera evitará el desperdicio y las frustraciones al no obtener los resultados esperados. Así que, el primer paso es convertir al departamento de BI en un elemento estratégico en las decisiones de la empresa.

Si la empresa busca comprender el entorno interno y externo para crear una relación entre ellos y así poder actuar para mejorar las actividades de operación y aprovechar las oportunidades del mercado, lo ideal es combinar BI y Big Data.

Cuando se combinan ambas soluciones, añaden más valor a la empresa. Dado que la información recopilada proviene de fuentes externas e internas de la organización, es posible obtener información relevante que, además de mostrar lo que ocurre dentro y fuera de la empresa, le ayudará a tomar decisiones de forma estratégica y efectiva.

No Comments
Post a comment